Siempre el caminar ha sido una terapia (por Héctor Ruben)

Alguna vez hace muchos años comencé a caminar, tal vez porque los otros deportes con la edad se empezaban a sentir en mis rodillas y tobillos, tal vez porque lo necesitaba para hacer volar los pájaros de mi cabeza. Siempre el caminar ha sido una terapia, sobre todo porque vivo en una ciudad a la orilla del mar, entonces fijo mi vista en el mar, pongo el piloto automático y se me limpia la cabeza de problemas y preocupaciones.

Hace muchos años tal vez 20 un ex concuñado que con esto de las separaciones no se en que contacto familiar estamos, pero sí que hemos seguido como buenos amigos me habló del camino de Santiago y despertó mi curiosidad, así comencé a interiorizarme de que se trataba, no con un pensamiento religioso, porque yo no profeso religión alguna, pero si como una forma distinta de hacer un viaje.

Pasaron los años y cuando me puse de novio con mi actual pareja, hace unos 6 años, como compartíamos el placer de caminar, de hecho nuestra primera cita salió de encontrarnos caminando por la costa, la idea se reavivó ya estábamos casi convencidos de hacer alguno de los caminos, cuando vimos la película The Way, y ese fue el último detonante para que lo emprendiéramos.

Hicimos en el año 2013 el camino primitivo y fue una experiencia alucinante que superó ampliamente mis expectativas ese verde Asturiano esos paisajes, fue inolvidable. Al año siguiente para festejar mi cumpleaños nº 60 hicimos el portugués desde Porto a Santiago, acompañados por el amigo del que antes te hablé, otra maravilla, distinto al primero pero muy bueno también. Y allí mi compañera se bajó del proyecto camino de Santiago, ya tenía suficiente, aunque los disfrutó mucho y les guarda mucho cariño, pero ese fue por ahora su último camino, Yo en 2014 hice el francés y este año espero hacer el del norte en septiembre con ese amigo otra vez.

Dicen que todos buscan algo en el camino de Santiago, algunos vienen de una enfermedad, otros hacen alguna promesa, otros tienen motivos religiosos, los jóvenes son más abiertos y te dicen sus motivos, los mayores no tanto, generalmente son más reservados. Yo no tengo un propósito muy marcado que me mueve a hacerlo. Sé que es algo espiritual, porque te mueve mucho el interior, los sentimientos

Sí me ha encantado la experiencia y a esta altura de mi vida trato de hacer todo lo que me causa placer. Siempre me ha gustado viajar, pero creo que el camino no es un viaje, creo que es una experiencia de vida que va mucho más allá del viaje en sí mismo. Creo que logro libertad caminando, me encanta descubrir lugares, personas, cansarme y descansar. Los paseos en chanclas por los pueblos. Los amigos que quedan. Aquellos con los que a veces no hablo el mismo idioma pero que he logrado comunicarme. Es toda una gran aventura, que recomiendo a quién se me cruce, más allá de que en su cara advierta que piensa que estoy loco.

Y seguiré caminando, alguna vez pensé en hacer un camino a los 65 como una proeza, pero viendo a los de mucha más edad caminando creo que tendré que ir moviendo la edad si quiero que se trate de una proeza.

Este año el del norte, tal vez el próximo la vía de la Plata, después me gustaría volver a hacer el Francés en lo posible con los tres amigos que me hice en ese camino, espero podamos arreglar para compartirlo

Y después muchos más estimo, porque mientras las piernas aguanten cómo no voy a salir al camino.

Eso sí, siempre seguimos caminando con mi compañera por la costa de Mar del Plata o por unas sierras que hay cerca de mi ciudad, porque de eso se trata.

Te mando un afectuoso saludo, que encuentres tu objetivo, ya sea el libro o cualquier otra cosa. Viajando te das cuenta de lo que quieres en la vida que generalmente no son bienes ni dinero.

Buena vida

One Comment

  1. Alena

    Querido Tato

    como me ha gustado leer que escribiste sobre el caminar y sobre el Camino de Santiago ! Estoy totalmente de acuerdo con lo que escribiste, el Camino de Santiago es algo mágico, un poco parecido a una droga, porque te deja obsesionado y no quieres parar.
    Para mí fue un placer conocerte en el Camino de Santiago – camino francés – y ahora soy muy feliz tenerte como amigo, espero wue caminemos muchos más caminos juntos – como la mejor patrulla !!!

    Un fuerte abrazo desde Alemania, te estoy esperando…. Alena

Comments are closed.