¡Rebeca empezó a caminar gracias a su perrita!

Por qué camino? Yo empecé gracias a mi perra, vivo en un piso y la necesidad de que ella hiciera ejercicio me llevo a hacer rutas de senderismo, y después hacer el Camino de Santiago, ahora yo voy de caminata y si la caminata es larga mi perra queda en casa. Ella fue la causa de que conociera una forma de demostrarme que querer es poder y se convirtio en una forma de cargar las pilas para superar la rutina de la vida. Mientras camino la mente se me queda en blanco y todos los problemas del día a dia dejan de ser eso problemas, la paz que me da hace que vea las cosas desde varias perspectivas y encuentro solución para todo. Me da vida, fortaleza y satisfacción cuando consigo coronar tramos del camino o senderos dificiles.
Es un cumulo de tantas cosas que es dificil explicar solo se que si algun día no puedo caminar para mi ya no es vivir.