¿Por qué caminamos?

ESTE BLOG ESTÁ MIGRANDO A OTRO LUGAR Y DE OTRA FORMA, POR LO TANTO VARIOS POST  Y SECCIONES QUEDAN DESHABILITADOS. 

OS COMUNICARÉ LA NUEVA WEB CUANDO ESTÉ EN MARCHA

Os sigo atendiendo por mail:

peregrinaerrante@gmail.com

Si queréis suscribiros al blog (al Clímax del Caminante o al Clímax de la Psicología) podéis hacerlo a través del formulario, pinchando aquí (migraremos también los suscriptores de ambos blogs a una misma lista). En la nueva web fusiono caminar con psicología, sexología y mindfulness y tanto El Clímax del Caminante como el Clímax de la Psicología desaparecerán como blogs independientes 🙂

Si os suscribís recibiréis las entradas que vaya publicando sobre cualquiera de esos temas y los regalitos exclusivos gratuitos solo para suscriptores).

Ya queda menos… tic tac…

Buen camino. Feliz momento.


Soy Nieves, una chica nacida en el 79, instructora de Mindfulness y estudiante de psicología. Sí, por fin sé qué quiero ser de mayor 😀 Llevo en mis pies bastantes kilómetros, no podría decir cuántos. Me considero caminante, sí. Caminante de la Vida.

Varias veces he salido a diferentes Caminos de Santiago, aunque mi verdadera pasión es caminar el Pirineo. Pirineo Aragonés concretamente es donde me “escapo” cuando tengo oportunidad (menos de lo que me gustaría).

Me encanta salir los domingos de ruta con los amigos  por las pequeñas montañas Valencianas. Y siempre que tengo vacaciones, aprovecho para caminar por paisajes y rutas maravillosas, acumulando más kilómetros en mis pies y nuevas sensaciones en mi mente.

 

WP_20150318_028

Para mí hubo un antes y un después en esto de caminar. Pico Viejo, en la Isla de Tenerife marcó en mí un punto de inflexión.

Aunque siempre me ha gustado la montaña, no me consideré senderista hasta el momento que conseguí subir a Pico Viejo, mi primer y único 3000 hasta día de hoy. En aquél momento no estaba habituada a caminar. Pico Viejo es un volcán cuyo cráter tiene unos 800 metros de diámetro y está situado al ladito del famoso Teide en la Isla de Tenerife.

Pico Viejo, domingo 11 de diciembre de 2011. Para mi, ese día, alcanzar la cima supuso (a parte de una gran fatiga, por no estar acostumbrada a la altura) una sensación de libertad y victoria personal que no podría explicar bien con palabras. Y la  belleza extraterrestre de aquél lugar, de todo el sendero hasta llegar a la cima… uffff… hay que subir y verlo y sobre todo: sentirlo.

Pico Viejo pasó de ser algo imposible en mi mente a algo real. Pasé de sentirme incapaz a sentirme capaz. Pasé de sentirme ínfima a sentirme grandiosa. Sentí una fatiga excitante mientras subía y una sensación de placer casi orgásmico al llegar a la cima y ver el cráter. Sentí lo que empecé a llamarEl Clímax del Caminante.

 

ESTE BLOG ESTÁ MIGRANDO A OTRO LUGAR Y DE OTRA FORMA, POR LO TANTO VARIOS POST  Y SECCIONES QUEDAN DESHABILITADOS. 

OS COMUNICARÉ LA NUEVA WEB CUANDO ESTÉ EN MARCHA

Os sigo atendiendo por mail:

peregrinaerrante@gmail.com