“No tenemos raíces, tenemos pies. Hay que usarlos. Eso es la vida” (José Luis)

Soy yo mismo cuando camino, cuando subo, cuando bajo, cuando llaneo. No importa el clima (o si importa, y mucho, pero hacemos como si no importase porque no puede condicionar nuestras ganas de seguir el camino).
Si, es una terapia, y descubres eso tan bonito de que nunca caminarás solo. Aunque salgas sin compañia, o bien encuentras a alguien para cambiar impresiones del camino, o bien llevas el pensamiento de quien un dia te acompañó o de quien sueñas con que un dia te acompañe.
Mil historias hay, de mil caminos. Algun dia, con tiempo, te iré contando las mias. Las de cuando llegas a una cumbre y gritas de alegria. Las de cuando no puedes mas y tienes que darte la vuelta porque sabes que volverás y que la montaña siempre estará ahi, esperandote.
Esto será un buen principio. Tu historia me ha gustado. Aspiro a que alguna de las mias tambien lo haga. Caminar, no pararse mas de lo debido.

No tenemos raíces, tenemos pies. Hay que usarlos. Eso es la vida.