En Acherito

Pues sí, me lo pasé genial. Fue un viaje relámpago, de Valencia a Hecho, para sentir la pureza y la magia de esas montañas. Una vez en Hecho y gracias a las recomendaciones de Juampe, un montañero de primera que tuvimos la suerte de que estuviese cerquita de Hecho y se acercó al bar donde estábamos a darnos unas buenas pautas, decidimos que iríamos al Ibón de Acherito. Yo había estado en primavera, pero nunca lo había visto nevado.

Nos salió un día estupendo. Por la mañana en Hecho el termómetro marcaba cero grados, hacía un frío de morirse. Pero según comenzamos a subir… comenzamos a entrar en calor.

En el Ibón bastante frío, la verdad. Pero bien tapados y con ese sol maravilloso… allí se estaba de lujo. Nos quedamos unos minutos en silencio, sólo roto por un suave rumor del agua  fluyendo suavemente, escapando del hielo que casi lo cubría todo.

 img_20161206_122455 img_20161206_122450