Cordillera de Altas Cumbres…

Cordillera de altas cumbres, nubes negras de tormenta que fondean en tus valles… espera en calma a estos caminantes…

Curiosamente, hoy domingo, llueve en Valencia… ¿otra vez? Qué cambio de clima tan extraño: tanto tiempo sin llover y desde hace un par de semanas… si fuese conspiranoica tendría un montón de teorías 😀 Así que, en lugar de salir al monte a caminar, me quedo en casa tomando un té y preparando una ruta pirenaica para el martes festivo… No suelo elegir festivos nacionales para salir al monte (por el tema de las masificaciones), pero en esta ocasión, las cosas han surgido así.  Esta vez iremos un experto esquiador (mi hermano), una aspirante a montañera (yo) y… un… no sé cómo definirlo, por eso lo dejo en último lugar… mmmm… yo diría un “fanático de los Ibones” (mi primo). Eso de fanático de los Ibones lo digo en tono irónico. Él escucha la palabra “Ibón” y se pone a temblar. Su reacción al escuchar o leer la palabra “ibón” es: <<mierda, voy a morir otra vez>> Esa reacción desmesurada es debida a una experiencia trascendental que tuvo al subir al Ibón de Bernatuara. Ojalá algún día la cuente para el blog, pero dice que le marcó tanto que no tiene palabras para expresar <<aquella sensación tan chunga de estar al borde de la muerte>> 😀

¿Dónde iremos esta vez? Pues… he preparado varias alternativas, con Ibones y sin ellos. Sobre la marcha y en función del tiempo y tomando las precauciones necesarias, decidiremos.

Pirineo….mmm… sensaciones de admiración, respeto, precaución y humildad siempre en la montaña, pero más aún cuando son montañas muy diferentes a las que suelo caminar los domingos. Por el clima, por la altitud, por la geografía… pero también por las experiencias y aventuras vividas en ellas a lo largo de mi vida. Inundaciones de valles, sensación de estar perdida rodeada de imponentes moles de altitud considerable, paisajes de belleza extraordinaria donde la realidad siempre supera la ficción, casi congelación de miembros, casi pérdida de un primo, casi… muchas otras cosas; superación de rutas que a priori me parecían imposibles, etc… por eso el Pirineo es tan significativo para mí.

Cuando preparo la mochila para el Camino de Santiago noto el aleteo de mariposas en el estómago, cuando preparo la mochila para el Pirineo, siento el vuelo del quebrantahuesos en mis entrañas.

—————————

Os dejo foto de un noviembre de hace unos años: Intento de subida al Comapedrosa. A partir del refugio tuvimos que dar media vuelta, pues la cosa se ponía demasiado fea con hielo y nieve: nuestros pies comenzaban a patinar… y no llevábamos material necesario. Desde entonces tengo la espinita del Comapedrosa… todo llegará.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA