Llueve en Valencia :o

Hallábame el domingo por la mañana en el campo, con cielo nublado. De repente cantó el jilguero que llevo metido en mi móvil para avisarme que mis amigos me estaban llamando.

Mis amigos montañeros, esos con los que salimos a caminar los domingos, que son tan tan montañeros que caminan con su nena a la espalda en una mochila de esas portabebés, que no los para ni el frío ni el viento… y me hacen una propuesta de esas que te emocionan hasta lo mas hondo del alma: ¿vamos a tomar café a un centro comercial? Jajajjajajjaaaaaaaaajja :O Mis ojos comenzaron a dar vueltas rápidas en espiral, como cuando Bart Simpson se quedó idiotizado por los videojuegos. Planazo de domingo 😀 😀 😀 😀 😀 😀

Pero todo tenía una lógica a este plan que realmente no era del absoluto agrado de ninguno de nosotros y hay una razón de peso, para proponer el plan y para aceptarlo: LLUEVE EN VALENCIA. Cuando llueve en Valencia durante unos días seguidos, la mente de los valencianos se trastorna, no sabemos qué hacer, miramos a través del cristal de la ventana observando cómo las gotas de lluvia golpean el asfalto y van formando ríos en las calles del barrio, en las calles del centro, en las calles de toda la ciudad… porque Valencia es una ciudad mal hecha. Se inunda cuando llueve (“claro, como no llueve nunca…”) es un hecho casi extraordinario que nos deja estupefactos. Todos añoramos la lluvia, porque escasea, pero cuando llueve como llovió el domingo… como nosotros decimos: “nos desficiamos” . Tomando café comentamos: ¡“madre mía, dos fines de semana sin salir a la montaña uffff vamos a morir”! (el fin de semana pasado fue por otro motivo, pero no importa) Este fin de semana llovía y… sigue lloviendo. ¡¡Sí, sí, que llueve. Pero mucho!! No es como esa fina lluvia que te invita a caminar… aquí cuando llueve mucho, llueve con ganas.

Mis amigos vestían raro, así como con pantalones vaqueros y unos abrigos oscuros… y la nena llevaba un vestidito rojo que parecía Heidi, muy guapa 🙂 Pero claro, estás acostumbrada a verlos vestidos de peregrinos y … así, vestidos de ciudad es raro… es como ver a un policía local sin uniforme… o como un cirujano operando sin su traje verde… Pues lo mismo nos pasa a los montañeros cuando nos vemos vestidos con vaqueros y abrigos “de ciudad”. No llevamos el uniforme de montañeros puesto y nos sentimos raros. Yo, de todas formas, como venía del campo, llevaba pinta más acorde al uniforme de montañera. Además, suelo llevar mi chaqueta naranja impermeable vaya a la montaña o a trabajar o al camino de Santiago… es como no desconectar del todo del campo… es algo psicológico. Algún día iré a trabajar vestida de peregrina, con mochila y zapatillas de montaña, a ver si así llevo un poco mejor mi jornada laboral ¡jaja!

Bueno, a pesar de lo extraño de nuestra decisión: meternos en un centro comercial y además en domingo (que es algo antinatural total), la velada estuvo muy bien. Nos pusimos al día de nuestras cosas mientras escuchábamos de fondo la lluvia golpear contra el techo y nos sorprendíamos al sentir truenos que hacían temblar el edificio…

Meterse en un centro comercial y además en domingo es el último recurso que utilizan unos montañeros desesperados y “desficiosos” que ya han perdido el juicio. El próximo domingo de lluvia… al Ikea 😀 NNNNooooonNOononoonoooonnNNNOOOO

Fotito del musgo del domingo por la mañana en el campo, va por vosotros, valencianos. Por fin nos llueve largo y tendido… que ya era hora 😀

musgo

Querida lluvia, gracias por aparecer. Gracias por limpiar esta ciudad de esa nube marrón que siempre nos acecha. Gracias por limpiar nuestros paraguas que están todos apolillados de no darles uso. Gracias por obligarnos a caminar despacio por las calles para no resbalar. Gracias por mostrarnos que Valencia es una ciudad llena de baches inundables (túneles inundables, estaciones de metro inundables y todo tipo de infraestructuras inundables). Gracias por recordarnos que cuando llueve en Valencia fallan los semáforos, caen los servidores informáticos de la administración y el tráfico es más denso que nunca…