“Caminar me ayudó a reconstruirme” (Andarina Moncaína)

Siempre me gustó andar por el monte… Primero muy inconscientemente y siempre fruto de excursiones, campamentos… de los cuales pasé de ser participante a monitora… Siempre caminar era el medio de llegar a algún sitio, no un fin en si mismo.
Luego la monotonía, las prisas, el dejarse llevar, el no pensar… Mi vida sufrió un parón respecto a salir a caminar: trabajo, casa, pareja, hijos (tres…)
Tuvo que llegar un shock a mi vida en forma de enfermedad (cáncer), para frenar, parar, reflexionar, darme cuenta de que lo importante de la vida es vivir.
En cuanto pude recuperar un poco de fuerza y reorganizar mi vida en mi nueva situación: minusválida, pensionista, divorciada… me eché a andar, primero muy poco a poco, paseando, con buenas amigas… Más adelante ya con muchos objetivos, no tanto de metas físicas como metas interiores…
Puedo afirmar que andar por el monte me ha ayudado a reconstruirme físicamente, pero sobre todo a encontrarme conmigo misma y  con pocos buenos amigos coincidentes en mi camino…
Necesito salir a caminar al monte, nunca me he considerado montañera, pero en las montañas soy yo misma, me encuentro, me pierdo, me reencuentro, respiro, reflexiono, me vacío…
Pero sobre todo: me siento VIVA!!!
Cuando llegue el momento, también me gustaría quedarme en el monte…

One Comment

Comments are closed.