Caminar… con mi madre. Una exmontañera de 68 con una aprendiz de caminante de 37. Allá vamos.

Lo nunca imaginado… que mi madre se viniera conmigo a un Camino de Santiago. Toda una novedad, todo un acontecimiento, todo un “si me lo cuentan no me lo creo”… cuando crees que nada ni nadie puede cambiar, de repente te dan una sorpresa (le llevo diciendo a mi madre que se vaya o se venga al Camino no recuerdo cuánto tiempo. Yo ya creía que jamás lo haría).

Mi madre es muy celosa de su intimidad, así que sólo diré que tiene 68 años, que de joven era muy montañera y que ha caminado en su vida muchísimo más que yo (me saca 30 años, es normal :p ) y además cargada con mochila con tienda canadiense incluída… vamos, lo que venía siendo una montañera de hace 30 ó 40 años. Entre otras cosas, se dedicaba a preparar campamentos. Pero hace muchos años dejó de viajar, dejó de montañear y dejó de caminar (sólo algún paseíto de vez en cuando).

Compramos cuatro cosas que le faltan  y se puso a hacer la mochila. Le dije lo que me llevo yo, para que se lleve lo mismo. Hace la mochila en un segundo, como si estuviese acostumbrada a ello (seguro que pensó: “sin tienda canadiense ni nada…”)

Y ahora vamos a comprobar aquello que dicen: “quien tuvo, retuvo”. A ver si aquellos años de montañera y de desplazamientos en tirolina (los desplazamientos en tirolina no tienen nada que ver, pero me apetecía ponerlo porque a mi madre  las tirolinas le encantaban ¡jaja!) le han servido para que, ahora cuando se ponga a andar, sus músculos recuerden su juventud y digan: “ahhhhh, esto me suena… viene siendo lo de hace 40 años, pero con menos peso y con ropa de colores” Yo creo que le va a resultar físicamente “chupado”. Y psicológicamente… pues os contaré a la vuelta.

Deseadnos buen camino. Será, como todos y cada uno, un camino especial.

Os pongo una foto de mis primeras salidas al Pirineo, no tiene nada que ver con el Camino, pero sí tiene que ver con mis padres y las ganas que tenían de cargar niña y tienda de campaña y tirar para el monte… (la tienda canadiense de la foto aún existe. Yo he crecido un poco 😀 )

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

4 Comments

  1. Sonia Ruiz González

    Suerte!!! Os irá fenomenal y os servirá a cada una individualmente y sobre todo para reforzar ese vínculo tan especial que hay entre madre e hija…

  2. Marcia Soto

    Me encantaria saber como fue esa experiencia con tu ma. Espero que maravillosa. En finales de agosto planeamos hacer el Camino de Santiago mi hija y yo que soy 35 abriles mayor que ella. Tambien he sido mucho más activa que ella pero el tiempo pesa. Pero la ilusion y motivacion pesa más.

Comments are closed.