“¡Sin duda la mejor droga posible! (Belén)

Tengo 29 años. Llevaré caminando de forma asidua y en serio unos cuatro o cinco años. La razón por la que camino, hoy en día es muy fácil, es como una especie de droga, no porque no pueda estar sin caminar, que lo estoy, puedo pasar largas temporadas sin ninguna salida, pero siempre anda en la mente “¿Cuál será la próxima?” Un nuevo reto, o una curiosidad únicamente por conocer un nuevo paisaje… Ésa es la razón de que camine, cada vez que hago una ruta encuentro un paisaje, una estampa nueva que descubierta para el recuerdo. He hecho rutas dentro de España por los Pirineos, en donde el paisaje de montaña, los ibones, el deshielo, los contrastes entre nieve y roca, los paisajes verdes… te dejan sin habla. En Andalucía, donde te sorprende que pese al calor existan zonas también muy verdes de mucha vegetación, ríos preciosos como el Río Verde, alta montaña en Sierra Nevada, ahí mi mayor reto conseguido, la subida al Mulhacén. Siempre descubro un sitio nuevo que me sorprende, de ahí la “necesidad” de seguir planificando nuevas salidas. Además de todo esto, la calma y serenidad que te aporta estar en contacto con la naturaleza, en muchos casos sin toparte con nadie más por el camino, aparte de tu grupo, los buenos ratos pasados con la gente que te acompaña, y por supuesto el hecho de conseguir superarte en aquellas que son difíciles.
Empecé sin ninguna razón especial, y son muchas las razones que hoy me invitan a seguir en esta actividad, que cada vez me gusta más y más me engancha. ¡ Sin duda la mejor droga posible!
Hoy por hoy, estoy planificando mi primer camino de Santiago, que sin lugar a dudas será también especial.