“…es una suerte poder tener este privilegio que me da la vida…” (Ángela)

Camino no se muy bien por qué.  Solo sé que es una suerte poder tener este privilegio que me da la vida. Esa energía que genera mi cuerpo,  mis piernas.  Y que no lo pienso,  pero que es fascinante como a través de tantas combinaciónes naturales, físicas y químicas puedo moverme dando esos pasos que tantas buenas cosas me traen. Camino siempre,  para todo lo esencial en esta vida, en la mía.  Camino para beber agua,  para ir a ver a mis amigos y socializar,  caminé el dia que conocí a mi chico, pues anduve y me lo encontré. Camino en mi trabajo constantemente de patio en patio,  de puerta y gente llevando noticias.  Y ese trabajo me permite ser, vivir una libertad que sin mis pasos no tendría.  Caminé para saborear el mundo y tener percepción de el. Es un hecho cotidiano,  pero grande e importante en nuestras vidas.  Camino,  camino per se. Y cada vez más lejos lo hago y más me gusta.  Será la edad, mi curiosidad innata y ese deseo cada vez más fuerte de avanzar a través de mis pasos como persona humana que soy.