Nos veremos en el Infierno.

Nos veremos en el infierno.

Motivado este post por la rabia, impotencia y tristeza que siento al ver que todos los veranos sucede lo mismo en la Comunidad Valenciana. Ahora le toca el turno a Castellón, sierra de Espadán. De mis lugares favoritos para pasear.

Cuando estoy en el campo y veo pasar los helicópteros se me encoge el corazón. Siendo niña recuerdo un incendio cercano. El cielo estaba naranja, el calor era irrespirable, la nube de humo tapaba el sol y por la noche las llamas iluminaban el horizonte. Aquello fue uno de los incendios que arrasaron la sierra de Enguera, provincia de Valencia, no sé cuántos años hace, pero muchos. No se me olvidará jamás. Mi familia y yo estábamos cerca. Pendientes de la dirección del viento, por si el incendio se aproximaba y teníamos que salir corriendo.

Pero la historia se repite cada verano en cualquier punto de la Comunidad. No sé cuántas hectáreas de bosque quemado (como si tuviésemos mucho) hay en la Comunidad Valenciana. No sé cuántas reforestaciones ha habido de éstas zonas quemadas (pero estoy segura que prácticamente ninguna y si las ha habido, creo que no se han hecho bien). No soy una experta en montes, en biología ni en medio ambiente, ni en ecología, ni en nada… pero veo, porque los ando, que los montes no se regeneran solos con el paso del tiempo. Al menos en la Comunidad Valenciana, no. Porque el suelo ya está desertificado. Al cabo del tiempo sale matorral bajo, algún pino…. pero para volver a llenar de pinos los montes, hace falta una reforestación a conciencia. ¿Sabéis cuántos años hacen falta para que un pimpollo se convierta en un pino? al menos 30 años. Eso sí lo sé. Cada vez más calor, cada vez menos lluvias, cada vez más incendios… es un círculo del que no salimos. En mi opinión y puedo estar tremendamente equivocada, pues es una opinión personal: por una parte falta mucha conciencia social de protección de bosques. Falta educación en las escuelas para que los niños comprendan que un bosque nos da el oxígeno que respiramos, así de básico. Simplemente podríamos empezar por ahí. Que crezcan con la idea de cuidar nuestro entorno. Falta educación ambiental. Mucha. En otros países como Andorra o Francia, a los niños los sacan a los Pirineos cada poco tiempo y les enseñan el valor del medio ambiente desde que son niños. Eso lo sé porque salgo por ahí a caminar, porque los veo y las gentes del lugar me lo cuentan. Los bosques de la Comunidad Valenciana no son los Pirineos, claro que no. Tenemos otro clima. Aquí teníamos (y digo teníamos en pasado, porque cada vez quedan menos) bosques Mediterráneos. Por otro lado las leyes… ¿qué vamos a decir de las leyes? ¿qué le pasa a un pirómano que prende fuego al monte en verano? ¿qué le pasa a un insensato que quema rastrojos en verano? Me gustaría saberlo. Yo los condenaría (a parte de los años de cárcel que correspondan o la multa económica que corresponda) de por vida a la protección, mantenimiento y conservación de los bosques. Para que fuesen aprendiendo… Y por otro lado, ¿qué pasa con el sentido común? A mi no hace falta que me digan que está prohibido quemar rastrojos de junio a septiembre u octubre… ¡es que ni se me ocurre! Y por otro lado la importancia que los gobiernos le dan a la protección y prevención, al menos en la Comunidad Valenciana… ¿por qué no se prioriza y se contratan en verano “vigilantes de montes” que se dediquen única y exclusivamente a vigilar que ningún insensato cometa alguna atrocidad? ¿Por qué cada vez hay menos rebaños de ovejas que limpian el bosque de forma natural? ¿por qué las limpiezas de monte, que las hay, no se hacen con conciencia? ¿Qué pasa? ¿no hay dinero o es que no es de vital importancia? Creo que no hay nada más vital que proteger nuestro entorno. Y después las labores de extinción… tengo un familiar que las vive de cerca, de voluntario… en fin… todo muy catastrófico y sin vistas a que la cosa mejore. Mientras tanto, muchos seguirán cazando pokemons sin mirar ni preguntarse qué está pasando realmente a nuestro alrededor. Mi abuelo, pocos años antes de morir, nos decía: “esas maquinitas os volverán locos a todos”.

Desde aquí todo mi respeto, admiración y mucho ánimo a todos aquellos que colaboran de voluntarios o como profesionales remunerados en las labores de extinción. Aquellos que se juegan la vida combatiendo las llamas.

Nos veremos en el infierno. Nos veremos caminando entre esqueletos de árboles calcinados, troncos carbonizados. Nos veremos respirando aire seco y rancio. Aire cansado, donde ya ni la humedad del cercano Mediterráneo pueda hacer nada para refrescarlo. Nos veremos caminando por un desierto de tierra caliente, donde ya no serán capaces de cantar ni las chicharras. Donde el sol abrasador estrangulará nuestras entrañas porque no habrá nubes que se atrevan a pasar.

3 Comments

  1. Nestor García Durán

    Lo comparto totalmente, un saludo desde Riba-roja de Turia, en la que se ve el ambiente cargado de la atmósfera, supongo que será del humo del fuego, es una pena cualquier incendio por pequeño.

  2. BALTASAR LOS REDONDO REDONDO

    Hola soy Baltasar.
    Muy triste y deprimente todo. Soy Biólogo (Botánico), Técnico y Consultor Ambiental desde hace muchos años, muchos. Lo has expresado muy bien, a mi me hubiera costado hacerlo tan bien, lo comparto al cien por cien.
    Quizás matizaría alguna cosa pero, son detalles y matices sin importancia, que no nos permitirían quizás ver el trasfondo de todo esto. Si lo que se ve por delante, a simple vista es negro, lo que está por detrás, que no nos quepa duda que siempre hay un detrás, es negro y tétrico. Propio de películas de ciencia ficción.
    Si triste es lo que pasa, para mi es más triste que la gente, aún sin pokemon y sin móviles, no somos capaces de vislumbrar qué está pasando. Está ahí ante nuestras narices y somos incapaces de verlo. Y si no lo vemos no podemos poner remedio.
    Para mi, no es cuestión de años para que se regenere un bosque (si a lo que tenemos se le puede llamar bosque, mas bien monte diría yo), por eso no nos debemos de preocupar, la naturaleza siempre encuentra la salida. No, a mi no me preocupa eso, la naturaleza se recuperará cuando dejen de maltratarla. Lo que pasa que nosotros padecemos por nosotros porque no podemos disfrutarla como a nosotros nos gusta pero, si nosotros somos los culpables alguna pena debemos de pagar ¿no crees?.
    No, yo no veo el problema por ahí, el problema somos nosotros por nuestra falta de visión, no somos capaces de aplicar la solución y ello nos va a ocasionar muchísimos problemas.
    Algún día, es posible que la gente veamos cual es el problema, ese que está ahí delante de nuestras narices, ese que hay que solucionar.
    Algún día …

Comments are closed.