…lo que prefiero son los paseos sin destino… (por Gisela)

Caminar es de las cosas que mas me gustan, no es que sea una gran montañera, soy más bien paseante urbana y excursionista ocasional. Hace muchos años crucé los pirienos a pie y fué una experiencia que me marcó. No hicimos foto alguna, pero algunas imágenes han quedado grabadas a fuego en mi memoria…algún día escribiré sobre aquello. Hoy quería compartir una reflexión sobre lo que me motiva a caminar.

Creo que el principal motor que me impulsa a echar a andar es una gran curiosidad ante lo que me rodea. Una curiosidad sana y amorosa que me acompaña desde que puedo recordar, ante las cosas, los paisajes, los rincones escondidos, también ante las personas y sus acciones. Debe ser mi faceta filósofa, no lo sé…
Hay una sensación que me encanta y que tengo a veces, cuando camino en la naturaleza o paseo solitaria por mi ciudad. Es como desaparecer. Llega un momento en que te haces paisaje, calle, río, tierra…Tumbarse entonces en la hierba, en una suave y redondeada roca, o bajo el gran árbol del parque, es de las cosas más maravillosas y reconfortantes que puedo recordar.
Caminar para mi, es emprender un viaje sin que importe tanto la meta como el recorrido, disfruto del tránsito y me da pena que acabe, como las buenas novelas. Aunque cerrar etapas o llegar a una cima me gusta y me emociona como a todo el mundo, lo que prefiero son los paseos sin destino y las largas rutas como el camino de Santiago.

One Comment

Comments are closed.