Caminar con niños (por Amaia)

A mi pareja y a mi siempre nos ha gustado salir a caminar, lo llevamos haciendo prácticamente toda la vida. Decidimos tener familia hace ya 12 años y decidimos que el hecho de tener hijos no nos impediría seguir practicando nuestra afición favorita. Y así ha sido. En cuanto me recuperé de ambos partos, seguíamos saliendo a caminar. No eran rutas de alta montaña, sino mucho más asequibles. La cosa cambia: a parte de tu mochila tienes que llevar la de los niños, pañales, potitos y otros enseres. Hacíamos rutas de menor recorrido y de un nivel de dificultad mucho más bajo, pero seguíamos saliendo prácticamente todos los fines de semana. Ahora con mis hijos de 10 y 12, hemos decidido hacer el Camino de Santiago. Mis niños están acostumbrados a la montaña y tienen una ilusión tremenda con los preparativos de esta aventura. Animo desde aquí a todos los padres y madres amantes del senderismo que sigan practicando con sus hijos, pues es una experiencia mucho más enriquecedora. Además, no creo que haya mejor valor que inculcar a tus propios hijos el amor y respeto por el entorno.

One Comment

  1. Marisa

    Estoy contigo Amaia, mi pareja y yo también salíamos todos los domingos e incluso hemos hecho algunos caminos de Santiago y hemos ido a pirineos. Y creo que a los cuatro meses de dar a luz, ya empezamos a salir de nuevo a caminar, como tu muy bien dices, ahora las rutas son mas sencillas pero al menos disfrutamos de la montaña y disfruta la pequeña.
    Ahora ya va ha cumplir un añito y aun seguimos saliendo, si el tiempo y las obligaciones nos lo permiten, compartiendo esos buenos momentos en compañía de una pareja de amigos,que cuando mi pareja no puede venir, ellos me ayudan con toooodas las cosas que tengo que llevar para mi y la nena(ya que entre el peso mochila, mi hija, bocata, pañales etc..), jajaj…son mis serpas…

    Lo importante es respirar aire puro, y salir de la ciudad para volver con tu espíritu renovado y lleno de energía… Por que, ¿no os ha pasado que os quedáis un domingo en casa, y da la sensación de que habéis perdido el tiempo o no aprovechado el día? Al menos a mi sí, necesito escaparme a la montaña.

    Y en cuanto podamos a ver si podemos experimentar un trocito del camino de Santiago, ya que no podemos hacer esos 400 km que antes nos hacíamos, pero sera una experiencia diferente y enriquecedora. De momento sabemos y estamos muy felices de poder hacer que nuestra hija disfrute en la montaña (porque lo hace..) y “poder inculcarle el amor y el respeto por el entorno” (como bien dice Amaia).
    Así que montañeros, que nada os impida seguir vuestro camino…

Comments are closed.